Complicaciones sobre la Anemia Falciforme

Por: Luana Prado Mora

     Las tres complicaciones más temidas de la anemia falciforme son el accidente vascular cerebral (interrupción del suministro de sangre a cualquier parte del cerebro), el síndrome torácico agudo (infarto pulmonar) y las infecciones. Otras complicaciones son los cálculos biliares, la necrosis ósea, la patología renal, un aumento del riesgo de infección, las úlceras en las piernas, la retinopatía (patología de la retina en el ojo), y el priapismo (erección sostenida). Los niños son especialmente susceptibles a la inflamación de los dedos de las manos (dactilitis) e hinchazón del bazo.

Descripción
     La hemoglobina de los glóbulos rojos es la que lleva el oxígeno desde los pulmones al resto del cuerpo. La hemoglobina principal de los glóbulos rojos de quienes padecen anemia falciforme es totalmente diferencial de la hemoglobina común. Los glóbulos rojos que contienen hemoglobina normal son redondos y flexibles; pero cuando los glóbulos rojos de las personas afectadas con esta enfermedad liberan el oxígeno, la anomalía de la hemoglobina hace que las células se deformen y tiendan a endurecer hasta tener la forma de una letra C, como una hoz.
      Los glóbulos falciformes tienden a destruirse en el hígado y en el bazo; como consecuencia, se produce una falta de glóbulos rojos, o anemia; la cual, en casos graves, puede provocar palidez, dificultades respiratorias y cansancio. Hay factores, como el agrandamiento del bazo, y algunas infecciones, que pueden empeorar la anemia al acelerar el proceso de destrucción de glóbulos rojos. Las infecciones también pueden provocar una reducción en la producción de glóbulos rojos.
     Existen varios tipos de anemia falciforme. Los tipos más comunes suelen denominarse SS (cuando el niño hereda dos genes de glóbulos falciformes; la "S" proviene del inglés "sickle"), SC (cuando hereda un gen de glóbulos falciformes y un gen de otro tipo anormal de hemoglobina llamado "C") y S con talasemia beta-cero (cuando hereda un gen de glóbulos falciformes y un gen de un tipo de talasemia, otro tipo de anemia hereditaria). Los efectos de la anemia falciforme varían enormemente de una persona a otra. Algunas personas afectadas, casi nunca parecen enfermarse, mientras que otras necesitan ser hospitalizadas con frecuencia. 
     Los glóbulos falciformes se adhieren a vasos sanguíneos diminutos. Una vez que esto ocurre, se amontonan y los bloquean, por lo que se interrumpe el suministro de sangre a los tejidos; debido a que se paraliza la llegada de glóbulos rojos puedan para proveerlos de oxígeno. Si el tejido se queda sin oxigeno se inflama y comienza a doler.
      Al bloqueo de los vasos sanguíneos también se le conoce como crisis de dolor de anemia falciforme. Estos episodios de dolor son tan graves que es necesario que sean tratados con drogas (por ejemplo la hidroxiurea) y así calmar el dolor; no obstante, la mayoría de los casos son leves y pueden ser tratados en casa. Pese a esto, si se deja que un bloqueo perdure por mucho tiempo, puede destruir lentamente los tejidos. Por lo general uno de los dolores mas frecuentes se produce en el sistema óseo. 
     Las mujeres embarazadas afectadas corren un gran riesgo, las complicaciones pueden afectar su salud y la de sus bebés. Durante este periodo, la enfermedad puede volverse más grave y las crisis de dolor pueden ocurrir con más frecuencia. El riesgo de parto prematuro y de dar a luz un bebé de bajo peso es mayor en las mujeres que tienen anemia falciforme. Sin embargo, si reciben cuidados prenatales tempranos, así como una buena supervisión médica durante la gestación, las mujeres afectadas pueden tener un embarazo y un parto normales. 
     La única forma de combatir la anemia falciforme es realizando un trasplante de médula ósea.
     Como la anemia tiene muchas causas, es posible que también se requieran pruebas para enfermedades como la insuficiencia renal, la intoxicacion del plomo(en niños) y carencia de vitaminas(B12, ácido fólico).

1 comentario: